En este espacio multidisciplinario el Ministerio de Ciencia integra la Arqueología, la Antropología y la Etnografía con el objetivo de recuperar las historias de las diferentes comunidades, para recobrar su memoria oral y patrimonio material y para incentivar a la sociedad argentina a conocer y respetar la multi-culturalidad.

El público puede recorrer una exhibición de objetos y utensilios de distintas poblaciones originarias, en la que el visitante conocerá el trabajo de un arqueólogo en la reconstrucción de la historia. Puede, además, apreciar representaciones de la Cueva de las Manos (Santa Cruz), de los Menhires (Tucumán), de una Aldea Guaraní (Misiones), de una Toldería Tehuelche (Río Negro, Chubut) y de una Casa del Pucará de Tilcara (Quebrada de Humahuaca).

Del mismo modo, los más chicos pueden convertirse en arqueólogos por un día y desenterrar objetos en una excavación arqueológica preparada especialmente para ellos. También pueden dejar sus manos grabadas en una cueva, tal como hace unos 9.000 años lo hicieron los antiguos pobladores de la Patagonia en la Cueva de las Manos.

A su vez, los visitantes pueden recorrer una muestra de máscaras e indumentarias que fueron utilizadas por pueblos originarios a lo largo de la historia. La exhibición invita a los visitantes a conocer las materias primas utilizadas por pueblos originarios como los mocovíes, aimará o tehuelches. Asimismo, facilita comprender las influencias y técnicas desarrolladas por los selk’nam, chané, mapuches y wichí en la elaboración de sus sandalias, diademas y máscaras.

Se expone una amplia colección de platería, complementos, calzado, bolsos, gorros y elementos rituales junto con un probador virtual para aquellos que quieran vestir estas prendas de manera digital. El sistema simula el efecto de un espejo y permite al público tomarse fotografías y recibirla por correo electrónico.

El espacio también cuenta con un anfiteatro donde las Cuentandantes acercan al público rondas de mitos y leyendas de los distintos lugares de la Argentina. Un diálogo entre los espectadores y estos personajes representados a través de títeres, máscaras, música y otros recursos artísticos.

Esta propuesta está pensada como un encuentro abierto, dinámico, interactivo, en el que a partir de la historia oída se disparan nuevos cuentos, anécdotas, conocimientos y canciones que el público quiera compartir.
De esta manera, se dará un verdadero sentido a la tradición oral, abriendo la posibilidad de que cada niño, niña, adolescente o adulto que sienta ganas de contar pueda hacerlo. En este encuentro hay adivinanzas, coplas, juegos y canciones, y se entregan libros y tarjetas con información acerca de los animales nativos de cada región.