Hermosos dinosaurios de juguete, que se mueven a pedal y que transportan al jinete a donde quiera llegar, son una propuesta que invita a los más chicos a jugar y a hacer ejercicio físico a la vez.

Niños hasta los 12 años.
Los padres pueden acompañar el recorrido.