El Laboratorio de Química del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva permite a los visitantes convertirse en detectives científicos para descubrir la ciencia que estudia las propiedades de la materia y sus transformaciones.

¿Cómo se puede saber si un huevo está en mal estado sin abrirlo? ¿Alguna vez se preguntaron por qué hay caramelos que llamamos “ácidos” o malvaviscos gigantes y arcoiris de azúcar? En este laboratorio, los estudiantes exploran diferentes combinaciones químicas junto con el público, y producen resultados sorprendentes.

A su vez, la Plaza de la Química es un espacio lúdico donde los más pequeños pueden divertirse con atracciones vinculadas a los sentidos químicos que tiene el cuerpo humano: como el juego Sentido del Gusto, el juego Adivinador de Olores y armar moléculas de gran tamaño y jugar a ser detectives científicos.