En esta pecera interactiva los participantes pueden crear su pez en una pantalla touch y bautizarlo con su nombre. Luego pueden moverlo para que cumpla diferentes objetivos dentro de la pecera, como comer, nadar o esconderse tras los corales. Cuando dejan de jugar, el pez se incorpora al resto de los peces dando vueltas por la pecera.

Además, los participantes podrán mandarse el pez por mail para tener un recuerdo de su visita al parque.