PRENSA

De feria educativa a “hospital” de campaña: cómo se transformó Tecnópolis por el coronavirus

Tendrá lugar para 2.500 pacientes “leves”, pero podría duplicar su capacidad en caso de ser necesario. Quedará habilitado en dos semanas. De “Máquinas e inventos”, la muestra homenaje sobre Leonardo da Vinci que se realizó a 500 años de su muerte, ya no quedan rastros en Tecnópolis. En apenas unos días, a partir de la […]

Tendrá lugar para 2.500 pacientes “leves”, pero podría duplicar su capacidad en caso de ser necesario. Quedará habilitado en dos semanas.

De “Máquinas e inventos”, la muestra homenaje sobre Leonardo da Vinci que se realizó a 500 años de su muerte, ya no quedan rastros en Tecnópolis. En apenas unos días, a partir de la crisis por el coronavirus, el galpón principal de la feria educativa mutó totalmente su escenografía para albergar 2.452 camas que, divididas con paneles sin puertas ni techos, conforman un centro sanitario que se propone aliviar el sistema de Salud del ámbito metropolitano. A priori, no será destinado a pacientes graves, sino que el objetivo es destinar allí a pacientes leves que estén en la última etapa de su recuperación de la enfermedad, pero contará con todo el equipamiento necesario y un equipo de médicos destinados exclusivamente en el “hospital” de campaña más grande del país.

Las últimas noticias sobre el virus que afecta a la Argentina y al mundo.
Este lunes, los ministros Ginés González García (Salud), Eduardo “Wado” de Pedro (Interior) y Tristán Bauer (Cultura) encabezaron una recorrida por el predio, junto a médicos y representantes de la Cruz Roja Argentina, para pulir detalles antes de su apertura, que todavía no tiene una fecha asignada. “Esperamos no tener que usarlo nunca, que todos podamos decir que es la peor inversión de la historia”, dijo uno de ellos ante la consulta de Clarín.

No obstante, en los próximos 15 días estará terminado: lo último que se colocarán serán las duchas -una cada 10 personas- y, con una habilitación especial, ya que no encuadra dentro de la figura legal de un hospital tradicional; podrá comenzar a recibir pacientes de la provincia de Buenos Aires que puedan ser dados de alta de otros hospitales pero que requieran un período más de supervisión sanitaria.

La idea de improvisar en Tecnópolis un centro sanitario surgió a partir de la necesidad que planteó el consejo de expertos que asesora al Presidente de conseguir 16 mil camas para hacer frente al pico de la curva de infectados en el Gran Buenos Aires. Así, entre Nación, Provincia y Ciudad; unieron sus logísticas y recursos para avanzar contra reloj en la instalación de paneles para distribuir las camas, que todavía desprenden el olor a madera recién cortada, en unas 821 habitaciones, de 15 metros cuadrados, sin techos ni puertas.

Pero hubo aportes de más áreas. Por caso, según destacó un alto funcionario nacional, el Ejército se encargó de ensamblar los paneles, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad; logró agilizar la entrega de camas; y el ministro de Ambiente, Juan Cabandié; se encargó de la iluminación de las habitaciones. “Pero todos hicieron su parte, no hubo ni hay diferencia de colores políticos -agregó un ministro-, por ejemplo el intendente (Jorge) Macri ofreció el servicio de recolección de residuos, que va a ser fundamental”.

También, el área de Modernización de la Jefatura de Gabinete cerró un acuerdo con las empresas telefónicas para que provean, de manera gratuita, más ancho de banda para quienes sean internados allí. “El celular es la única herramienta que van a tener los pacientes para conectarse con sus familias, porque no van a poder recibir visitas”, explicó una fuente sanitaria. El teléfono es lo único que van a poder ingresar al área de internación. El resto de sus pertenencias, incluida la ropa, quedará en lockers en el ingreso al predio.

A cargo del neurocirujano Félix Barbone, quien antes de la crisis se desempeñó en el Hospital Eva Perón, de San Martín, el centro sanitario montado en el predio de Villa Martelli podría eventualmente duplicar su capacidad: fuentes del Gobierno aseguran que ya hay un bosquejo de cómo podrían ubicarse otras 2500 camas. “Por ahora no es necesario, porque superamos el número de camas no hospitalarias que necesitábamos y ya contamos con 18.500, pero si la situación se agrava tenemos todo listo para hacerlo”, confió un alto funcionario a este diario.

En cuanto a la dotación del personal médico, las autoridades resaltan que habrá “un médico cada 150 pacientes y una enfermera cada 50”, en turnos de 24 horas, para controlar bien las medidas de prevención y evitar rebrotes. Mientras que las instalaciones contarán con un sistema de monitoreo, con cámaras provistas por la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; y conectadas a la central de la Policía Federal Argentina.

“Hay que dejar en claro que no habrá pacientes críticos. Los enfermos graves irán a dónde hay unidades de terapia intensiva disponible”, aclararon en el Gobierno, donde cuentan que a partir de la postergación de las cirugías programadas que no implican una urgencia y la disminución de los accidentes de tránsito, se liberó “la mitad de las 8.500 camas” de UTI. En ese sentido, también son optimistas: señalan que el efecto de la cuarentena parece haber achatado la curva de infectados y que hasta este lunes había ocupadas apenas 95 plazas por pacientes con coronavirus. “Pero esto es día a día”, reconocieron.

13/04/2020 – Clarín.com

También te puede interesar