Tecnópolis 10 años – 14.07.2021

El desafío de cultivar lo humano
Por María Rosenfeldt


A lo largo de estos diez años, Tecnópolis ha acompañado y proyectado el pulso social de la Argentina, ha sido la expresión de lo que fuimos atravesando como pueblo. Este presente que vivimos ha resaltado la importancia vital de un desarrollo soberano en ciencia y tecnología, pero también ha dejado en evidencia otro desafío urgente: que ese desarrollo debe darse de un modo sostenible, en armonía con el ambiente y el cuidado de los recursos.

Desde esta certeza, para el inicio de esta nueva etapa de reconstrucción de Tecnópolis definimos como eje conceptual y organizador del parque un lema de transformación: Cultivar lo humano. Apostamos a la creatividad para construir nuevas respuestas colectivas. A recuperar el cuerpo y la sensibilidad como partes inherentes y no enfrentadas a la innovación productiva y los avances tecnológicos y científicos. A rescatar lo humano en armonía con el entorno y la naturaleza. Al desarrollo de una soberanía del ambiente, de nuestros recursos, de los alimentos y de nuestros cuerpos.

La pandemia heredada y la pandemia inesperada nos atravesaron. Nos obligaron a repensar el parque en todas sus dimensiones: territorial, digital, como usina de contenidos. Con una misión inamovible: la de trabajar por la inclusión y la democratización desde la ciencia, el arte, la cultura y la tecnología.

Este presente también nos ha mostrado el daño que causan las avanzadas neoliberales que intentan fragmentar las comunidades, quebrando sus lazos sociales. La pregunta por cómo cultivar lo humano se torna urgente. Se impone la necesidad de volver a pensarnos como comunidad para construir un proyecto de país en el que nadie quede afuera. 

Tecnópolis busca convertirse en un lugar de pensamiento crítico, de debate y construcción colectiva, que abra su espacio material y también digital para una invitación a repensarnos como argentinos y argentinas, como latinoamericanos y latinoamericanas. Un ágora donde la palabra circule y nos transforme. La ciencia y la tecnología, el arte y la cultura, el cuidado del ambiente y las perspectivas sostenibles, las nuevas tecnologías, las políticas de género y diversidad, de memoria y derechos humanos, serán los ejes transversales de estos debates.

Tecnópolis nació como un lugar de valorización de la ciencia y la tecnología nacionales, que da a conocer nuestra historia para delinear juntos el horizonte al que queremos apuntar. En este presente asumimos ese legado, el apasionante desafío del desarrollo del conocimiento volcado a las necesidades y derechos del pueblo. Y nos proponemos profundizarlo, con las actividades presenciales y con la multiplicación de las audiencias a través de las plataformas digitales.

En esta nueva etapa, Tecnópolis suma otro desafío: poner en valor sus amplios espacios públicos y áreas verdes. El parque se caracteriza por tener grandes superficies al aire libre que invitan a la recreación, la contemplación, al conocimiento y al encuentro, y en estos tiempos que demandan más que nunca de espacios abiertos, los pondrá al servicio de la comunidad, ofreciendo además una oportunidad única de contacto con la naturaleza.

Tecnópolis supo adaptarse a las circunstancias, durante la pandemia brindó sus instalaciones para el armado de un centro de atención a enfermos leves y luego albergó un vacunatorio para acompañar el avance de las medidas contra el Covid 19. Durante el verano 2021, posibilitó el acceso a eventos artísticos y culturales de una manera cuidada y respetando los protocolos vigentes. Esa capacidad de transformación y su reconfiguración se dan porque es un espacio que está atento en las necesidades de la gente.

Un Estado al servicio del pueblo hace posible avanzar con firmeza en este camino que nos enorgullece. Desde este presente inesperado, convulsionado y desafiante, Tecnópolis se prepara para desplegar todo su potencial por un futuro para todas, todos y todes.

 

María Rosenfeldt
Directora Nacional Parque Tecnópolis