Tecnópolis 10 años – 14.07.2021

La reconstrucción
Por Tristán Bauer

 

Al día siguiente de asumir como Ministro de Cultura de la Nación regresé a Tecnópolis. Una imagen quedó fijada en mí como punto de inicio de esta nueva etapa: la figura de nuestro General San Martín con sus miembros mutilados, destrozada y tirada en un rincón del parque, un espacio que había visto nacer y crecer y que ahora se encontraba en grave estado de abandono. A su lado yacían un Belgrano decapitado y el muñeco de Zamba que, por su deterioro, parecía víctima de una agresión. Ver aquella imagen tan nítida de la destrucción nos causó profunda tristeza. Parecía el resultado de una batalla y era esa, al mismo tiempo, la expresión cabal del odio.

La imagen me retrotrajo a otro punto de inicio cuando, a los pocos días de concluir las celebraciones del Bicentenario, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner nos convocó para crear un espacio dedicado a la ciencia y la tecnología confiando en que esos eran dos pilares fundamentales para la construcción del país. Primero imaginamos una feria temporaria instalada en la Avenida Figueroa Alcorta, pero Mauricio Macri, el jefe de gobierno de entonces nos negó el lugar, fue así como junto a Oscar Parrilli y Javier Grosman subimos a un helicóptero en busca del mejor predio para crear lo que sería Tecnópolis.

Al encontrar el sitio nos pusimos a trabajar para inaugurar en 2011 lo que se transformó en un poderoso e inédito hito cultural que hizo pie en la memoria como faro para construir futuro.

Esas ideas originales y la experiencia de aquellos años iniciales son las que nos guían en la tarea de reconstruir Tecnópolis, trabajar para recuperar una identidad que lo ligue a las mejores tradiciones y luchas de un país por su soberanía.

Al restaurar y poner de pie nuevamente la imagen de San Martín para que reciba a todas y todos los visitantes en la entrada principal del parque, iniciamos ese camino y junto a esa revalorización simbólica comenzamos la revalorización material del espacio. Cumplimos así con la misión que nos encomendó el presidente Alberto Fernández: poner a la cultura de pie para poner a la Argentina de pie. Al ser incluido Tecnópolis en el Ministerio de Cultura, a los conceptos rectores de ciencia y tecnología le sumamos el de arte.

Con el desafío de promover la inclusión desde el arte, la ciencia y la tecnología, con la cultura como pilar emancipatorio, queremos que sea este un lugar de aprendizaje e ideas, un lugar donde las propuestas se transformen en despertadores de conciencias y de vocaciones. Y también de celebración de la enorme riqueza de diversidad cultural, de imaginación y capacidad productiva de nuestro país. Que además sea vivido como un espacio de encuentro, de regocijo y celebración para todos los argentinos y las argentinas.En medio de esta construcción asumimos una inesperada transformación, tan inédita como todo lo que impuso la pandemia.

Tecnópolis también se sumó a la política de cuidado que el gobierno nacional definió como prioritaria, se puso al servicio de la salud transformándose primero en un centro sanitario en el que se recuperaron más de 1300 pacientes leves de COVID y luego, en abril de 2021, pasó a albergar un centro de vacunación al que llegaron miles y miles de vecinos y vecinas que no solamente recibieron la vacuna protectora, sino que se encontraron con música en vivo, acompañando con arte ese momento de vida y esperanza. Se puso en acción así la cultura de la solidaridad como contracara del modelo del individualismo, la meritocracia y el sálvese quien pueda que se quiso imponer durante los cuatro años de macrismo.

En este intenso año y medio Tecnópolis se reconstruyó, se reconvirtió y sigue apostando al futuro. Acompañó el rumbo de un país decidido a salir adelante priorizando el cuidado. Fue una más de las políticas de un Estado presente, enfocado en la vida y la esperanza. Y ya está proyectando lo que vendrá para los tiempos en que podamos volver a abrazarnos. La historia nos demuestra que los pueblos se salvan cuando logran defender su cultura y Tecnópolis es para nosotros un lugar central en esa defensa de la cultura y la vida.

 

Tristán Bauer
Ministro de Cultura de la Nación