PRENSA

María Rosenfeldt: “La solidaridad es lo más importante. Por eso pusimos Tecnópolis y la cultura al servicio de la salud”

La nueva directora del predio más grande de América Latina, destinado a programas, actividades y muestras de ciencia, arte, tecnología, industria y cultura, nos cuenta sobre la nueva gestión, los proyectos y desafíos que implicó la pandemia.

Luego de una inauguración con miles de personas que llegaron de distintas partes del país, a principios de marzo de este año, para celebrar, festejar y dar un nuevo comienzo al predio de Tecnópolis -el más grande de Latinoamérica destinado a programas, actividades y muestras de ciencia, arte, tecnología, industria y cultura en general-, la declaración de la pandemia por el covid-19 interrumpió los proyecto a corto plazo que, María Rosenfeldt, su nueva directora, había comenzado a diseñar.

El equipo de Tecnópolis, que desde este año ya forma parte del Ministerio de Cultura de la Nación, dio una rápida respuesta frente a la emergencia sanitaria, tomando de modelo la experiencia española del predio de IFEMA (Instituto Ferial de Madrid), el cual se puso a disposición para sobrellevar la emergencia sanitaria. Rosenfeldt y equipo no dudaron en tomar la posta y poner gran parte del predio al servicio de la salud.

A continuación, la directora de Tecnópolis nos cuenta más sobre los desafíos y las metas de su gestión. Además, Rosenfeldt explica cómo fue transformar el gran parque tecnológico en un centro sanitario para hacer frente a la pandemia.

-¿Cómo fue tu formación profesional y tu llegada a la dirección de Tecnópolis?

-Estudié periodismo y ciencias políticas. Siempre estuve interesada en los medios de comunicación y, sobre todo, desde la producción. Trabajé en radio y televisión. En 2006 comencé a colaborar en Canal Encuentro como productora delegada. Y, a partir de ahí, a integrar esta idea de desarrollar contenidos, entendiendo mucho más el lenguaje televisivo. Abordar toda una multiplicidad de temáticas y, además, hacerlo desde el Estado y con la calidad que se llevó adelante, fue una experiencia muy enriquecedora. Allí estuve durante cuatro años. Luego, desde 2016 hasta 2019, fui directora de Contenidos del Museo Sitio de Memoria ESMA. Con toda esa experiencia empecé a entender también de qué se trata una gestión pública, cómo es trabajar en este ámbito estatal que, ahora, ya es parte de mí. Creo que desde las políticas públicas se puede transformar la vida de la gente. Tecnópolis también tiene esa impronta, de ser un lugar público donde podemos mostrar lo que somos como argentinos/as, latinoamericano/as. Desde que me invitaron a formar parte de la dirección del predio, sentí aquello mismo que viví en Canal Encuentro. En este sentido, encontré en Tecnópolis mucha coincidencia de poder reflexionar esas mismas cuestiones. Y lo distinto es que el parque es un lugar de encuentro real, con un otro/a; mientras que en la televisión es más desde lo virtual y el lenguaje audiovisual. Igualmente, como directora de Tecnópolis, encontré mucho de lo que aspiraba en toda mi trayectoria en el ámbito público y estatal.

-Cuando asumiste el cargo, y con una inauguración del predio al que asistieron más de 55.000 personas, al poco tiempo llegó la pandemia. ¿Cuáles fueron los desafíos a partir de ese momento?

-Apenas asumimos, fue hacer un estado de la cuestión. Vimos que, en general, había todo un personal de trabajadores muy destratados, falta de financiamiento y de mantenimiento. Empezamos a trabajar en ese contexto. Lo primero que quisimos hacer fue una inauguración y lo realizamos también con los “Atardeceres de Tecnópolis”. De estos participaron 500.000 personas. Fue algo maravilloso poder reconfigurar el espíritu del predio, porque además de la ciencia, el arte y la tecnología, Tecnópolis pasó a ser parte del Ministerio de Cultura de la Nación. Entonces, comenzamos a integrar esos ejes a una manera de ver la cultura. Hicimos también una propuesta de verano con muchas actividades para las familias, los jóvenes, los más chicos/as y que contó con esa posibilidad de encontrarnos de nuevo en ese espacio; con mucha felicidad y necesidad. Cuando terminamos de llevar adelante todas esas actividades de inicio, empezamos a proyectar los objetivos para la apertura en julio y, a los pocos días, se declaró la pandemia del covid-19. Al tiempo, vimos con el ministro Tristán Bauer la experiencia española del predio de IFEMA (Instituto Ferial de Madrid) que se convirtió en un centro de salud, a disposición de los pacientes infectados de coronavirus. Ambos entendimos una similitud espacial en esa propuesta y, enseguida, el Ministro cedió el espacio para ser destinado como centro sanitario. A partir de ahí, empezamos a trabajar muy rápido: primero con el desarme del microestadio, luego con las contrataciones necesarias y atender todos los servicios básicos del parque, la climatización, las cañerías, la infraestructura, todo, con el objetivo de que haya 2500 camas para los eventuales pacientes. Fue muy impactante pasar de aquel reencuentro en Tecnópolis a transformar el predio en un centro sanitario. Sin embargo, la responsabilidad fue poner todo ese espacio al servicio de la sociedad. La solidaridad es lo más importante en este momento y es lo que nos transmite el Presidente Alberto Fernández. Por eso, pusimos la cultura al servicio de la salud.

-¿Trabajaron junto con otros sectores y organismos?

-Trabajamos junto con el Ministerio de Cultura, de Salud, y del Interior, para todo el armado de la panelería, las camas, etc. Que no solo es para pacientes de la Ciudad de Buenos Aires, sino también para los de la provincia de Buenos Aires, ya que el predio forma parte de esa jurisdicción. También sumamos trabajo con la Cruz Roja, los Cascos Blancos, recibimos constantes visitas y apoyo de distintos sectores.

-¿Cómo fue la logística?

-De las 52 hectáreas totales del parque, dispusimos dos de ellas: una superficie de 28 mil metros cuadrados para albergar a los pacientes. Y, de esa misma superficie, destinamos 7 mil metros cuadrados para el entretenimiento y recreación de los pacientes con síntomas leves, quienes pasan entre cinco y quince días, aproximadamente. Es decir, personas que dentro de todo se sienten bien, pero que están transitando el aislamiento, están lejos de sus familias, necesitan contención y una amorosidad en cuanto al trato y, por supuesto, de cierto entretenimiento. Por eso contamos con todo aquel espacio multicultural y las propuestas que planeamos. La verdad es que la logística fue muy complicada, pero salió todo muy bien, con todos los recaudos necesarios para poder ingresar y egresar del predio.

-¿De qué se trata esa propuesta cultural para pacientes y el personal?

-Armamos todo un espacio de descanso también para los médicos y el personal sanitario que trabaja actualmente en el lugar; una programación de cine con Canal Encuentro y Cine.ar; en el Espacio de Cultura, hay una biblioteca -con doce mil libros- que hicimos junto con el Ministerio de Educación, en su mayoría, pero también con Conabip y la Biblioteca del Congreso. Queríamos que los pacientes también tuvieran la posibilidad de acercarse a la lectura. También sumamos propuestas del Ministerio de Ciencia y Tecnología que tienen que ver con juegos de ingenio, ajedrez, crucigramas y esas temáticas. Acabamos de inaugurar, también, unos talleres de radio, artes visuales y escritura para quienes están hoy en el espacio de Tecnópolis. Siempre, por supuesto, con todas las medidas sanitarias que corresponden.

-Cuando pase la pandemia, ¿qué perspectivas tomará la dirección de Tecnópolis, en tanto propuestas y actividades, a partir de esta nueva gestión?

-Todavía es muy incierto cómo se va a desarrollar todo, cómo va a ser volver a encontrarse en un espacio donde la escala es tan amplia, cómo va a ser salir de la pandemia. Sin embargo, nosotros proyectamos para el año que viene, que Tecnópolis cumple diez años. En principio pensamos en diciembre, pero si no, será febrero. Anualmente, el predio siempre tiene un lema y creemos que esta experiencia nos atraviesa como sociedad, por eso estamos pensando en tener un lema que recupere lo humano. Nuestra idea es trabajar mucho con todos los Ministerios, para que cada uno pueda desarrollar una propuesta y exhibirla en el aniversario de Tecnópolis. También tenemos el natalicio de Astor Piazzolla, una figura sobre la que vamos a realizar distintos homenajes y programaciones. Queremos concebir Tecnópolis como un lugar bien federal, de encuentro, de ciencia, arte y tecnología; incorporar una perspectiva de género en todas sus propuestas; atender también a cuestiones ecológicas y de sustentabilidad como un eje transversal de toda la programación, y donde lo público nos abarca desde la diversidad, lo plural y lo democrático, siendo bien creativos y con espíritu crítico.

-¿Alguna actividad sobre la que nos quieras adelantar?

-Hay una dimensión nueva sobre la que vamos a trabajar que es la dimensión digital. Es decir, la tecnología no solo puesta en las propuestas del parque, sino cómo interactuamos nosotros mismos con nuestros propios dispositivos y así enriquecer los contenidos con nuevas maneras de vivir la experiencia de Tecnópolis, ampliar lo territorial, el territorio digital y nuestras fronteras: llegar a nuevos públicos, extendernos a otras regiones de Latinoamérica. La idea es que se pueda conocer Tecnópolis en varias dimensiones. Por supuesto, vamos a continuar con la mirada federal y con propuestas que se desarrollen de forma anual, así poder tener algunos espacios que mantengan una permanencia a lo largo de todo el año, como es el sector de los dinosaurios, que es un atractivo fundamental del parque; y el skatepark; entre tantos. Lo que nos interesa es que todos/as puedan tener una experiencia única dentro del predio de Tecnópolis. Ojalá que Tecnópolis, que en 2021 cumple 10 años, vuelva a ser ese encuentro maravilloso para aprender, sorprenderse, emocionarse, pensar, debatir y proyectarnos como sociedad, como argentinos y argentinas. Esa es mi expectativa. Y vernos reflejamos en todas esas muestras, que veamos de todo lo que somos capaces de hacer y que el parque nos dé mucho orgullo como siempre.

RECUPERADOS EN PRIMERA PERSONA

A continuación, compartimos testimonios de pacientes que superaron el virus COVID-19, atendidos en las instalaciones sanitarias de Tecnópolis:

José Luis Escuder 

“Yo me enteré porque me hicieron el test de COVID y me dio positivo, y decidí venir para acá. Nos contuvo mucho todo el equipo, médicos, enfermeros, operadores. La verdad, excelente. Teníamos varias charlas, hablamos de plasma. Nos explicaron cómo podemos donar. La idea es donar, va a ayudar a miles de argentinos. Lo primero que voy a hacer cuando salga de acá es abrazar a mi familia, estar ahí con ellos, explicarles todo lo que me enseñaron acá para que tengan conciencia”.

Romina Serrano

“Estaba acostada y empecé a sentir que alguien me ahorcaba, que me asfixiaba, me dolía toda la parte del pecho. Los de la Municipalidad de San Martín llegaron, entraron a mi casa, entró un médico. Me costaba respirar un montón y me sacaron de mi casa con una ambulancia y oxígeno. Entré al lugar y me charlaron, me dijeron que ellos usan ese protocolo así vestidos para cuidarse, para protegerse, porque ellos no tienen que cuidar a nosotros. Me relajé un poco. Me asusté y después me relajé porque tuve mucha contención acá, en Tecnópolis. La verdad, excelentes las personas que te cuidan. muy buen trato”

Claudio Ferreyra

“No me sentí bien desde el 1 de julio y vino una ambulancia a mi casa, a buscarme, y me trajeron. La verdad es que la enseñanza fue, primero, saber que hay un trabajo increíble en este lugar. Conocés gente amorosa que viene y te brinda el corazón. Ahora, obviamente, quiero ir con mi familiar, quiero llegar a mi casa, abrazarlos a ellos y poder tener ese contacto que no pude tener desde hace muchísimos días”.

Cultura.gob.ar

Compartir:

También te puede interesar