12 de agosto

La UBA cumple 200 años

Entrevista al rector de la Universidad de Buenos Aires, Alberto Edgardo Barbieri

Este 12 de agosto la Universidad de Buenos Aires cumple 200 años. Se fundó en 1821, a tan solo cinco años después de la declaración de la independencia en el Congreso de Tucumán. Su crecimiento fue exponencial, y hoy cuenta con prestigio y honores no solo en nuestro país, sino en todo el mundo: se encuentra en el puesto 69º de la clasificación QS, una ordenación anual de 800 universidades del mundo. En otras palabras es la primera de Argentina y la mejor ubicada de Iberoamérica. Actualmente, la UBA cuenta con 320.000 alumnas y alumnos, 6 colegios preuniversitarios, 13 facultades con más de 100 carreras de grado y 500 de posgrado, 20 sedes del Ciclo Básico Común en todo el país, y 30.000 docentes y 13.000 no docentes.

 

En el marco del bicentenario, nuestro Parque será una de las sedes de la celebración. “Tecnópolis nos dará la posibilidad de acercarnos mucho más al pueblo y sobre todo a los chicos, chicas y adolescentes, para que conozcan la historia de la universidad, su potencialidad académica y científica y sobre todo para abrir la mente al conocimiento de una manera didáctica y simple”, asegura Alberto Barbieri, rector de la UBA.

 

 

Entrevista a Alberto Barbieri, rector de la UBA.

¿Qué reflexiones generales hacen de estos 200 años de historia de la UBA?

Como reflexión más importante es el orgullo de que tengamos una universidad que nació prácticamente con el país, desde su gestación en los próceres de mayo y su implementación en 1821. Ha vivido las luces y sombras de nuestra historia de la mano del pueblo argentino. En ella se han educado y han pasado por sus aulas miles de hombres y mujeres de distintas generaciones, las mentes más brillantes de la generación del 80. Es importante, sobre todo, marcar algunos hitos fundamentales como la Noche de los Bastones Largos, en 1966, o la dictadura de 1976 a 1983 con los miles de muertos y desaparecidos, muchos de nuestra comunidad universitaria. A pesar de todo eso, nosotros decimos que en la UBA fueron 200 años aprendiendo, enseñando, generando conocimiento, formando futuro. En futuro de una universidad pública, autónoma, gratuita, plural, de calidad, generadora de conocimiento, acorde a las necesidades del pueblo y defensora de los principios democráticos y los derechos humanos. Estamos muy orgullosos de esta universidad y del reconocimiento nacional e internacional que tiene.

 

¿Qué desafíos tiene la UBA por delante? 

Tiene los mismos desafíos que nos impone el ciclo 2021 en materia educativa: estar con nuestros planes de estudio permanentemente actualizados a las necesidades del contexto y de los avances tecnológicos y científicos; brindar la mayor conectividad e internalización de los estudiantes con las principales casas de estudios de todo el mundo; ir desarrollando y generando conocimiento, y que ese conocimiento esté entrelazado de manera directa con las áreas estratégicas para el desarrollo de nuestro país. Ser referentes para los modelos y los principios de la igualdad de oportunidades, y de igualdad en todo el sentido de la palabra, defensora de los nuevos derechos que se van gestando, con una mirada hacia el futuro.

La pandemia vino a mostrar que las desigualdades que teníamos como sociedad se hacen más presentes y, en ese sentido, decir también que estamos orgullosos de cómo respondió toda nuestra comunidad. Hemos migrado 320 mil alumnos, 103 carreras, 5 mil materias y 35 mil docentes a la virtualidad. Es una inmensa masa de gente que se ha readaptado y que ha usado las tecnologías. Esto nos va a llevar a pensar que, en lo que hemos logrado avanzar, lo vamos a utilizar para el futuro.

 

¿Cuáles son los valores que buscan reforzar y qué cambios estructurales vislumbran a futuro ? 

Somos una universidad en la que creemos que la educación es un derecho humano, un bien público y social, un deber indelegable del Estado. Estamos abocados a formar ciudadanos con espíritu y pensamiento crítico y, en ese sentido, me parece que la universidad es un cambio permanente de acuerdo a las necesidades del contexto, es una película, no es algo que está estático. Y en democracia los cambios se van haciendo día a día. 

 

¿Qué demandas de los y las estudiantes les parece necesario atender?

Todos los estudiantes y las generaciones van cambiando sus demandas, sus necesidades. Nosotros tratamos de adelantarnos a esas demandas. La necesidad sobre todo es visualizar el futuro en lo académico: la posibilidad de tener la mayor actualización en los contenidos científicos, profesionales y tecnológicos, y todo lo que tiene que ver con la realidad social que nos toca vivir. Y en lo que es específicamente en la gestión de la universidad, que es masiva y compleja, agilizar los procesos administrativos para facilitar el tránsito por la universidad.

 

¿Cómo será la celebración en Tecnópolis? ¿Qué simboliza el Parque para la UBA?  

Nosotros vemos en Tecnópolis una posibilidad muy interesante, única diría, porque la pandemia fue disruptiva y no nos está permitiendo festejar estos 200 años como nos hubiera gustado: de manera masiva, estando en las calles. Tecnópolis dará la posibilidad de acercarnos mucho más al pueblo y sobre todo a los chicos, chicas y adolescentes, para que conozcan la historia de la universidad, su potencialidad académica y científica y sobre todo para abrir la mente al conocimiento de una manera didáctica y simple. Estamos trabajando en un diseño amigable, integrador, sobre todo lo que tiene que ver con las distintas alternativas científicas y tecnológicas. Para que jugando o viendo modernizaciones de laboratorio, los chicos puedan ir entendiendo lo que se prevé de avances para el mundo que viene y todas las posibilidades que tienen de aprender esas nuevas realidades en un ambiente como la Universidad de Buenos Aires.

 

 

 

 

Recibí nuestras novedades