Nuevos vínculos con la biodiversidad

Una mirada al Proyecto Integrado de Biodesarrollos Sostenibles (PIBS)

La propuesta es del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación

El Proyecto Integrado de Biodesarrollos Sostenibles (PIBS) es un espacio único de la Megamuestra 2021 de Tecnópolis, es una apuesta del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación para promover la educación ambiental. En el Polo Desarrollo Sostenible, el público genera conciencia acerca de sus residuos, acercándose a la técnica del compostaje y reduciendo el impacto ambiental. Aprende sobre los distintos períodos estacionales de las frutas y las verduras y sobre las formas posibles de cultivar alimentos libres de pesticidas, de montar una huerta propia en sus balcones o terrazas. Identifica distintos insectos, como las mariposas, para conocer sobre la polinización y la fertilización de las plantas.

Este gran proyecto parte de una premisa: la de acercar nuevos hábitos para construir nuevos hábitats.

“Queremos que las cosas que mostramos las puedan volver a hacer en la casa, que las personas sientan familiar lo que encuentran en este espacio y que transporten la experiencia a la vida cotidiana. El concepto más fuerte con el que tenemos que romper es esa idea de que nosotros no formamos parte de la naturaleza, que controlamos y que sacamos beneficios de los recursos que nos brinda. Esa concepción se fue generando en los últimos 3 o 4 siglos con el crecimiento de la ciencia moderna. Desde ese momento empezamos a ‘predecir’ cuestiones físicas y climáticas,  pero la realidad es que no controlamos a la naturaleza, la actividad de los volcanes y las catástrofes que vemos en todo el mundo son un ejemplo. Tenemos que tener en cuenta que nuestra subsistencia está ligada a toda la subsistencia que está alrededor. No estamos aislados y aisladas“, asegura Augusto Vallejo, coordinador del proyecto y doctor en Ciencias Biológicas.

La propuesta del espacio

Cada experiencia en PIBS invita al pensamiento reflexivo, colectivo y diverso sobre las formas de vinculación con el medioambiente. Además del reconocimiento a la flora y la fauna nativa, el respeto a dicha biodiversidad y de la búsqueda de caminos más sostenibles y renovables, hay interés por despertar curiosidades y vocaciones científicas. Es por eso que Augusto insiste con que las actividades están pensadas para niños, niñas y adolescentes.

El proyecto está integrado por tres circuitos: agua, tierra y energía. Al mismo tiempo esos recorridos están compuestos por instalaciones y dispositivos como la Laguna, el Paseo Botánico de Nativas Delta-Pampa-Espinal, los Jardines Temáticos, las Huertas y el espacio EcoEnergías, el cual se compone de diversas alternativas para generar energía con la luz solar. “El concepto lo pensamos desde la conservación, la información, el conocimiento, el ahorro de energía y la eficiencia de los espacios naturales”, concluye Augusto.

 

Recibí nuestras novedades