En el Polo Cultivar lo Humano

Las máquinas de Quino

Un homenaje al mundo inventor del humorista mendocino

Un reloj con un surtidor de combustible para cargar otros relojes con tiempo, una silla mecedora que incluye un televisor, un artefacto con cuatro escobillones para barrer más rápido y una Estatua de la Libertad que parece un Caballo de Troya. Esos son algunos de los inventos, máquinas de usos extraños, que dibujó Joaquín Lavado, mejor conocido como Quino, para mostrar lo que era evidente en sus tiras: una crítica política y social constante.

La muestra, presente en el Predio Ferial de Tecnópolis, convierte el arte del humorista en objetos de museo, lo traslada del papel a piezas en escala real. Este domingo 10 de octubre, a las 16 h, quedó formalmente inaugurada con la presencia de Tristán Bauer, ministro de Cultura de la Nación; Maximiliano Uceda, secretario de Gestión Cultural de la Nación; María Rosenfeldt, directora de Tecnópolis; Julieta Colombo, sobrina de Quino e impulsora del proyecto; y Ana María Billinghurst, editora y amiga del humorista.

El acto inaugural

 

“Quino es un artista superior, un ser humano extraordinario, fuera de serie, con una sensibilidad, una humanidad… siempre con ese sentido del humor, con esa calidez y con su talento: la posibilidad que tienen los poetas y los caricaturistas, de mostrarnos el mundo con tres o cuatro palabras o con un dibujo. Quino como argentino miró a la sociedad, la contempló, la percibió y la tradujo con una síntesis, con una belleza tan conmovedora como algunos pocos lo han hecho”, dijo Tristán Bauer, que además de celebrar la jornada, invitó a visitar las muestras de Leonardo da Vinci y del artista italiano Rafael.

“No hay homenaje que alcance a alguien que nos dibujó de esta manera. Somos un país dibujado por Quino, somos parte de esa obra. De tanto ser mirados y de tanto mirarlo, hay algo de esa ilustración que nos completa y que nos define −expresó Maximiliano Uceda− Como mendocino me toca particularmente, porque es ese hombre que transcendió la cordillera. Festejamos Tecnópolis, este lugar que resiste porque hay un gobierno y un Ministerio que lo puso de pie con todas las dificultades que fue atravesar una pandemia. Estar respirando cultura, estar respirando ciencia, es respirar ese porvenir que queremos construir todos y todas”.

“Primero quiero agradecer al Ministerio de cultura y a la dirección de Tecnópolis. Hace unos años nos propusieron hacer una muestra diferente, curiosa, porque no está Mafalda. Que nos permitía adentrarnos en el mundo de Quino desde su imaginación y su minuciosidad. En su momento a él le pareció una linda idea, lo sorprendió y se preguntó: ¿Tendremos tantas máquinas? Me parece una muestra preciosa en un espacio que permite que se luzca. Para disfrutar, para ver lo lindo, lo bello del dibujo de Quino, y como siempre para interpelar porque es lo que hacía con su obra”, dijo Julieta Colombo.

Ana María Billinghurst recordó la expresión de sorpresa del humorista cuando vio por primera vez a sus máquinas hechas en tamaño real, y valoró la capacidad de detalle de su obra. “En sus dibujos no se ve tanto, salvo mirar específicamente, y en cambio aquí, en esta reproducción en grande, se puede ver lo fantástico que era en su observación y en su realización. Siempre lo acompañé en las inauguraciones, en sus firmas, a los lugares a donde iba. Hacerlo ahora sin él me emociona”, contó.

La muestra, organizada por el Ministerio de Cultura de la Nación, a través de la Secretaría de Gestión Cultural, tiene sede en Tecnópolis desde el 2 de octubre en el Predio Ferial y se podrá visitar viernes, sábados, domingos y feriados, de 12 a 20 h.

Recibí nuestras novedades